Juegos, risas y humor, ciencia, arte, televisión y cine, imágenes, vídeos y actualidad


Debido a su reciente origen, el cine posee, a diferencia de las artes más tradicionales, una partida de nacimiento que nos es bien conocida. Existen entre sus pioneros quienes aún viven; de los restantes disponemos retratos, documentos, testimonios y declaraciones de primera mano.

A diferencia de lo que ocurre con la pintura, la música o la arquitectura, el cine no posee detrás suyo siglos de tenebrosa prehistoria. El cine es un arte novedoso de nuestro tiempo.

El cine es, como la fotografía y el fonógrafo, un mecanismo técnico que permite al hombre aferrarse a un aspecto del mundo: el dinamismo de la realidad visible. Es la máxima solución óptica que entregó la ciencia del siglo XIX al hambre de realismo que aparece de manera imperiosa en el arte de la época: en la literatura naturalista y en la pintura impresionista.

historia cine viaje luna

“El cine, afirma Malraux no es más que el aspecto más evolucionado del realismo plástico que se inicia en el Renacimiento.” Ciertamente, y esta creciente exigencia de realismo es fruto de una sociedad y de un momento histórico; nace en el seno de la burguesía surgida de la revolución, clase social con una mentalidad pragmática y amante de lo concreto, en el seno de una sociedad que asiste al desarrollo y triunfo de la ciencia positiva ya la aparición del materialismo de Marx.

En el siglo del progreso, aparece el realismo como una exigencia artística y Filosófica, a la que la tecnología ofrece sus instrumentos: la fotografía, el fonógrafo y el cine…

Del encuentro de la máquina con la cultura nace, también, la difusión masiva de esta última, ya gran escala, rompiendo con el principio del arte destinado al disfrute de una minoría privilegiada. La imprenta de Gutenberg, que consumó la primera alianza histórica entre máquina y cultura para potenciar su difusión, ha permitido desarrollar hasta altísimos niveles la civilización de la palabra. Luego vinieron el gramófono, el magnetófono y la radio.

Para acrecentarla aún más en otra vertiente, la litografía, la fotografía, el fotograbado y el cine ensancharon el horizonte visual del hombre con su técnica difusora, al tiempo que evidenciaban la limitada significación social de la pintura tradicional y creaban una civilización de la imagen para las masas. Son, con la televisión, los elementos decisivos en el proceso de democratización de la cultura visual.

Y como el cine nace en las postrimerías del siglo XIX, hereda ya al nacer un bagaje cultural adquirido a lo largo de la historia. De aquí su evolución fulminante, su rápido devenir, su pronta madurez, con la carga energética inicial que le han proporcionado las otras artes y que le ahorran las largas etapas que van desde el arte mágico-religioso de la tribu al Romanticismo del arte occidental.

Por eso la biografía del cine, cuya génesis histórico-social acabamos de apuntar, es apasionante y compleja, densa y vasta a pesar de contar con apenas tres cuartos de siglo. A propósito de esto, el director Jacques Feyder señalaba: “Nosotros, artesanos del cine, no hemos tenido jamás tiempo de sostener una posición conquistada, de medir nuestro camino, de conocer a fondo un instrumento que cambia sin cesar entre nuestras manos, incluso mientras estamos trabajando”.

son of india 1931

Efectivamente, ningún arte ha vivido en los primeros setenta años de su historia tina evolución tan rica y vertiginosa como el cine. De esta rápida transformación, del brusco cambio de gustos y de estilos, de la indiscriminada mezcolanza de la voluminosa producción mundial, en donde se codean las obras maestras y los productos deleznables, y de la desaparición de las películas desaparición meramente “comercial” a veces, pero liquidación íntegra otras, por barbarie, censura, accidente o ‘Muerte química “, debida a la fragilidad y limitada vida del soporte físico nació la necesidad de establecer balances, hacer inventario de lo bueno y de lo malo en la. Espesa jungla de celuloide, y de definir criterios.

Así comenzaron a surgir las historias del cine, antes de que éste cumpliera su medio siglo, en un intento de apresar y calibrar la aportación de un arte que se escapaba de entre las manos, fungible y huidizo. A partir de 1930 comienzan a aparecer historias del cine de indiscutible solvencia, pero es después de la segunda guerra mundial cuando se produce un auténtico florecimiento en la investigación historiográfica. Ello ha sido posible, en gran medida, gracias a la insustituible labor de las Cinematecas, que han salvado todo lo que se podía salvar del desastre que representa la destrucción y muerte de las películas. Se han perdido irremisiblemente, sin duda, gran número de obras importantes, películas que ya son sólo un título, una vaga referencia en la memoria.

Pero no hay duda de que instituciones como la Cinématheque Francaise (fundada en I936), la Filmoteca del Museo de Arte Moderno de Nueva York (1935) o la soviética (1922) han hecho y están haciendo muchísimo para que el cine pueda conservar viva su historia. Sin embargo, por mucho que se haga, no podrán jamás reconstruirse los film perdidos para siempre de Mélies, de Griffith, de Murnau, de Borzage…

La postura del historiador resulta entonces incómoda, mucho más incómoda que la del investigador literario, por ejemplo, a quien le resulta fácil consultar un libro en una biblioteca.

Pero quien desee contemplar determinada película en el supuesto de que exista alguna copia de ella tiene que poner en movimiento una compleja organización, formada por personas y máquinas, para que le sea proyectada la película que desea estudiar. Cosa nada simple, por vivir el cine prisionero de un rígido armazón de intereses industriales y comerciales.

Industria y comercio; eso es el cine además de arte y espectáculo. Quien defina el cine como arte narrativa basada en la reproducción gráfica del movimiento, no hace más que fijarse en un fragmento del complicado mosaico. Quien añada que el cine es una técnica de difusión y medio de información habrá añadido mucho, pero no todo. Además de ser arte, espectáculo, vehículo ideológico, fábrica de mitos, instrumento de conocimiento y documento histórico de la época y sociedad en que nace, el cine es una industria y la película es una mercancía, que proporciona unos ingresos a su productor, a su distribuidor ya su exhibidor.

Para pintar un cuadro hace falta un capital muy exiguo: lo que cuesta un lienzo, unos pinceles y pinturas. Para crear una película hace falta reunir a una legión de técnicos especializados y contar con unos equipos e instalaciones complejas (película virgen, cámara tomavistas, equipo eléctrico, laboratorios). El costo mínimo de una película es muy elevado y tiende a elevarse cada día más. No todo el mundo, o más exactamente, una minoría de personas están en condiciones de financiar películas y, si lo hacen, intentarán a toda costa (lo que es lógico) evitar al máximo los riesgos de su empresa.

historia cine

Y ahí nace la contradicción, dramática, entre la aventura creadora del artista y la mentalidad de quien no desea ver peligrar su inversión. Contradicción tristemente habitual que suele oponer la naturaleza del cine formidable instrumento de cultura, de presión ideológica y propaganda para las masas a los intereses de los financieros que rigen los destinos de la producción.

Con los problemas esbozados puede comenzar a vislumbrarse la complejidad histórica, cultural y social del fenómeno cinematográfico. Fenómeno cambiante e inestable, siguiendo las leyes de la dialéctica del progreso: al igual que el hombre creó la imprenta, pero la imprenta, por medio de los libros, contribuyó a crear al hombre moderno, así el hombre ha creado el cine, pero el cine está haciendo al hombre de hoy. Pescadilla metafísica que se muerde la cola, pero de cuya realidad no puede dudar quien contemple el mundo moderno, constatando el papel que ‘juega hoy el cine opio óptico, en opinión de Audiberti en el campo de la cultura de masas.

Y ahora preparemos las alforjas para el gran viaje a través del mundo de las imágenes.


Y también puedes compartirlo con los demás


POSTS RELACIONADOS

Sin comentarios, escribe el tuyo

URL del artículo

ESCRIBIR UN COMENTARIO

Los comentarios no aparecen inmediatamente, sino que pasan a ser moderados.

POSTS DESTACADOS
nacimiento cine 5 sonic mario bros juego carreras 3d son of india 1931


BUSCAR MÁS JUEGOS
Búsqueda personalizada
TV FUTURAMA
Robo Fresh futurama


Robo Fresh, diseñado por un robot, para un robot.


Zumo de morsa futurama


Prueben ustedes nuestro zumo de morsa. 100% morsa recién exprimida, ¡súbete a la morsa!


TV FUTURAMA
Cortezas humanas Glagnar's futurama


Cortezas humanas Glagnar's, crujientitas y sabrosamente humanas.


Bebida Slurm futurama


Slurm, el áltamente adictivo.



Política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies